Lo más visto

Entrevista | TPS: “Este es mi hogar, mi casa; no me puedo imaginar en otro país” Crista Ramos, demandante

Cuando tenía 14 años, Crista Ramos se vio ante la necesidad de convertirse   en el rostro de una demanda que ha permitido prorrogar tres veces la documentación de los tepesianos. 

Enlace copiado
Crista Ramos

Crista Ramos

Enlace copiado

 
Crista Ramos, adolescente salvadoreña que ha permitido prorrogar la documentación del TPS

Crista sonríe. Lo hace cuando habla, cuando hace pausas y cuando escucha. Durante los días de pandemia, ha leído mucho: sobre historia y a los clásicos. También dibuja para relajarse. Tiene 16 años y está a uno de, en teoría, comenzar la universidad. Crista nació en Estados Unidos, es hija de dos migrantes salvadoreños. Y, caracterizada por su sonrisa tímida, lidera un movimiento enfocado en lograr que los beneficiarios del Estatus de Protección Temporal (TPS), como su madre, obtengan un estatus permanente en Estados Unidos.

Esa es una actividad que comenzó en 2018, cuando, junto a nueve tepesianos y cuatro hijos de tepesianos —ciudadanos estadounidenses—, interpuso una demanda contra la cancelación del TPS. Ella tenía 14 años cuando se opuso a las medidas tomadas por el gobierno de Donald Trump.

Crista explica  que es la primera entrevista extensa que da a un medio salvadoreño, qué ha significado haber participado de esa demanda. Dice, además, que con el cambio de Gobierno se renuevan sus esperanzas. Confía en que, al menos, serán escuchados. Y cuenta, también, por qué no puede imaginar su vida en El Salvador. 

 ¿Qué cambió tras poner la demanda?
Antes, era muy tímida. Aún lo soy, pero ya puedo dar entrevistas. Ya no tengo tanto miedo de hablar con la gente. El proceso de demanda me ha ayudado a expresarme. Desde pequeña, he ido junto a mi mamá a protestas para exigir el respeto a los derechos humanos. Y, desde que estoy en la demanda, encontré otra oportunidad para esforzarme e involucrarme mucho más.
Además, antes de la demanda no tenía muy claro en qué iba a trabajar. Siempre supe que quería trabajar en algo que me permitiera ayudar a la gente. Antes, pensaba ser maestra; después, consideré ser psicóloga. Ninguna opción me emocionaba tanto. Fue hasta que anunciaron la terminación del TPS que supe lo que quería hacer con mi vida: ayudar a los inmigrantes y a los que están buscando refugio. Para eso, quiero estudiar relaciones internacionales. Quiero contribuir a que tengan una mejor vida en este país.

 ¿Cómo se pierde el temor de enfrentarse al gobierno de Estados Unidos?
Cuando sabes que estás peleando por lo justo. Cuando comenzamos todo, sentí temor.  No saber qué iba a pasar con la demanda me asustaba un poco. Pero ahora, que ya han pasado algunos meses, estoy más tranquila. Sé que tenemos que seguir luchando, porque la demanda solo nos está dando tiempo, pero no es un paso hacia la residencia permanente. Y eso es lo que estamos buscando.

¿Qué significan para usted los migrantes?
Mi mamá vino a este país huyendo de su padre, porque era víctima de abuso físico y mental. Vino buscando una vida mejor. Este país fue fundado por inmigrantes que, como ella, buscaban un futuro mejor. Hasta ahora, hay 11 millones de indocumentados viviendo en las sombras. Han estado aquí por décadas, y no hay legalización para ellos. Aun cuando son una parte importante de la economía del país.

¿Qué opina de esa imagen del inmigrante como alguien que no hace mayores aportes  y que, además, representa un peligro?
Los inmigrantes trabajan. Sé que hay muchos(estadounidenses) que dicen que ellos (los inmigrantes) les quitan los trabajos, pero no, ellos hacen los trabajos que los demás no quieren. Las tareas en los campos, por ejemplo. Además, los inmigrantes pagan impuestos, se esfuerzan y compran casas. Mi mamá y mi papá compraron nuestra casa cuando yo tenía 4 años. Trabajaron muy duro para conseguirlo. Ellos se sienten parte de este país, y por eso pienso que debe haber una legislación para una residencia permanente.

¿Qué ha sido lo más difícil durante los años que lleva luchando por los derechos de los migrantes?
El congreso. Tenemos una propuesta que está estancada en el Senado. Con ella se busca la residencia para las personas con TPS, DACA y DED. Es muy difícil que los demócratas y los republicanos trabajen juntos, por eso, como Alianza, nos hemos reunido con muchos congresistas para que nos ayuden a pasar ese proyecto de ley. Es difícil saber que hay una manera de otorgar la residencia permanente, pero que no quieren apoyarla.

¿Qué espera con el cambio de gobierno?
 Esperamos que este gobierno nos escuche más que el de Trump. Biden dijo que en su administración quiere restablecer el DACA en los primeros 100 días de presidencia. Por eso, nosotros esperamos que él también pueda hacer algo por el TPS.
Sí tenemos esperanza. Sabemos que no es perfecto, porque cuando estuvo con Obama hubo muchas deportaciones de migrantes. Pero creo que ahora ha aprendido un poco más sobre cómo esas acciones afectan a nuestras comunidades.
 Además, nos hemos reunido con la gente de la oficina de Kamala Harris para hablar sobre el TPS. Por eso, esperamos que nos ayude y que hable con Biden para que hagan algo por nuestras familias. Esperamos que él nos escuche y que termine con el terror que estamos viviendo. 

¿Hay algo que la haga sentirse parte de El Salvador?
Mi madre y mi padre son de El Salvador. He crecido con su comida y su música. La música que se escucha en los días festivos. La comida como las pupusas y los panes con pollo. Hasta he ayudado a mi mamá a prepararlos. Aquí escucho las palabras salvadoreñas, y aunque no tengo el acento, me siento parte de ese ambiente. Eso me hace sentir salvadoreña. 
Además, para mi papá es muy importante  que sepa de dónde viene. Yo voy a seguir aquí, con mis padres enseñándome sobre su país de origen. Pero también enseñándome que soy estadounidense.

 ¿Cómo imagina que sería su vida si tuviera que venir a vivir a El Salvador?
Lo he pensado, pero no me puedo imaginar cómo sería mi vida allá. El próximo año voy a comenzar a aplicar a las universidades, y siempre he visto mi vida estudiando en los Estados Unidos.  Nunca he pensado vivir en otro país, y sé que las oportunidades que tengo aquí, no las puedo tener en otro lugar. Este es mi hogar, mi casa; no me puedo imaginar estando en otro país.

¿Qué significaría para los hijos de padres tepesianos tener que separarse de ellos? 
Sería una deportación masiva. Muchos niños tendrían que decidir entre su país y sus padres. Yo también tendría que decidir entre mi familia y mi país. Esa sería una trama devastadora. Muchos terminarían en casas de padres temporales, otros no podrían terminar la escuela. Y muchos niños con enfermedades crónicas se encontrarían en peligro, porque sus padres son los que cuidan. Sería algo terrible. Vamos a seguir con nuestros esfuerzos para que eso no nos pase.

¿Cómo sería su vida si su mamá se viera obligada a regresar a El Salvador?
Yo no pienso mucho en eso, pero sí sé que es una posibilidad. En agosto, recibimos la respuesta negativa de las cortes, en la que se autorizaba para continuar con la  terminación del TPS. Eso me abrió los ojos y lo vi como una posibilidad más cercana. Pero me mantengo con una actitud positiva para seguir luchando, porque no quiero que eso le pase a mi familia, a ninguna familia. 

Tags:

  • Crista Ramos
  • TPS
  • Demanda

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines