Lo más visto

Más de El Salvador

El Salvador  / judicial Día No violencia contra la mujer

El Relato | "Mi jefe policial se convirtió en mi acosador"

María relata haber sido víctima de acoso laboral en repetidas ocasiones por parte de sus jefes y compañeros en la Policía Nacional Civil (PNC). También asegura que fue amenazada de muerte al tratar de denunciar.

Enlace copiado
Por temor. Agentes policiales como María tienen temor a denunciar abiertamente los abusos por miedo a represalias.

Por temor. Agentes policiales como María tienen temor a denunciar abiertamente los abusos por miedo a represalias.

Enlace copiado

Todo comenzó en 2013, en una delegación policial del Occidente del país, cuando un nuevo jefe de operaciones fue asignado en ese lugar. Así cuenta María (nombre ficticio) que empezó a vivir una situación de acoso laboral por su superior a la que estuvo sometida alrededor de cinco meses.

María relata que desde un primer momento él mostró interés en ella. "Luego se convirtió en mi acosador", expuso. Averiguó sobre su vida personal, consiguió su número y la llamaba, incluso, en días de descanso.

Pero su jefe no fue el único. Asegura que varios compañeros de la corporación también la acosaron y que las insinuaciones de algunos de ellos le generaban mucho miedo. Llegaron al punto de amenazarla de muerte y ofrecerle dinero a cambio de ceder al acoso.

Relata que el jefe la llamaba por cuestiones ajenas al ámbito laboral, le ofrecía regalos y hasta invitaciones a diferentes lugares. Ella expresa que el acoso se manifestó sobre todo en sus jornadas de trabajo porque él la perseguía y siempre los asignaban juntos, hasta el punto de sentirse fastidiada.

La Guía para la Prevención, Atención y Erradicación del Acoso Laboral en el Sector Público establece que "toda manifestación de acoso laboral que afecta a una servidora pública constituye una forma de violencia contra la mujer y una violación a los derechos humanos".

De acuerdo con la jefa de la Unidad de Atención Especializada para las Mujeres de la Fiscalía General de la República (FGR), Cecilia Pineda, el acoso laboral se da cuando la víctima comienza a sentirse hostigada y esta conducta se vuelve denigrante para la mujer.

El caso de María se convirtió en una jornada laboral constante de "situaciones incómodas". Según ella, ese jefe ya tenía fama de ser acosador con la mayoría de compañeras de la delegación, pero son raras las que deciden denunciar. "Creo que ninguna lo denuncia por no meternos en problemas. Se dejan pasar las situaciones porque no todas tenemos valor", explicó.

“Le pedí que dejara de buscarme y acosarme, que lo respetaba por ser mi jefe, pero no tenía ninguna otra intención con él”.

También contó que cuando algunas mujeres se han atrevido a denunciar, el acosador o agresor permanece en su mismo puesto y lugar de trabajo. "En estos casos ellos siempre se quedan ahí, lo único que hacen es atrasarles los ascensos", criticó.

La fiscal Pineda dijo que a nivel de la Policía hay muchas conductas de misoginia, que van desde agentes hasta involucrar otros rangos. Y que la misma relación de desigualdad de poder es la que lleva al hombre a sentirse con derecho de intimidar y acosar a las mujeres.

"El hombre, ese mismo cargo, es el que lo hace que se siente con derecho hasta en la vida sexual de las mujeres", expuso la representante de la FGR.

Según la víctima, los jefes se sienten con derecho de perseguirlas por el mismo cargo que tienen. "Le pedía amablemente que dejara de buscarme, de perseguirme y de decirme cosas, pero nunca dejó de hacerlo".

Pero María no solo sufrió acoso laboral. También fue amenazada de muerte y le ofrecieron dinero a cambio de ceder a las insinuaciones de otros agentes. Cuando advirtió con denunciarlos, fue amenazada si procedía con la denuncia. "De la cárcel se puede salir, pero del cementerio no", fue la amenaza que la agente recibió cuando había decidido denunciar a su acosador.

Cuenta que al sentirse amenazada decidió evitar cualquier tipo de contacto con él.

Además de sentirse intimidada, María dijo que como represalia tiene someterse a más tiempo de trabajo que no le corresponde. "Desde que lo rechacé, comenzaron a sobrecargarme con turnos que superan las horas laborales que antes desempeñaba", narró.

Las expresiones de desigualdad manifestadas en diferentes situaciones son otro de los tipos de violencia hacía la mujer que, según la víctima, reproducen algunos policías en la institución.

De acuerdo con la Ley de Igualdad, Equidad y Erradicación de la Discriminación contra las Mujeres, existe discriminación directa cuando por razón de sexo la persona o el colectivo afectado ha sido tratado en desventaja frente a otro.

"Se escuchan comentarios, que no quieren que los manden a actividades con algunas mujeres porque no sirven para hacer esos trabajos, que mejor los manden con hombres", agregó María.

La jefe fiscal expresó a LA PRENSA GRÁFICA que en El Salvador existe un sistema patriarcal tan fuertemente cimentado que hay poca sensibilización o cultura de erradicación de las diferentes formas de violencia.

Tags:

  • Acoso
  • Policías
  • Mujer
  • Acosador
  • Día No violencia contra la mujer

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines