Loading...
Internacionales Internacionales

"Secuestro de Estado": la engañosa campaña para trasladar a 90,000 personas de Japón a Corea del Norte por la que le exigen a Kim Jong-un que pague los daños

Cuando Corea del Norte quedó devastada tras la Segunda Guerra Mundial y la Guerra de Corea, incentivó una campaña de repatriación al "paraíso". Pero miles de coreanos que regresaron se encontraron una realidad muy distinta.

Enlace copiado
Enlace copiado
Kim Jong-un en la televisión japonesa.
EPA

Les prometieron "el paraíso", una tierra de oportunidades, pero acabaron atrapados y privados de derechos básicos.

Es la experiencia de más de 90.000 coreanos que entre 1959 y 1984 abandonaron Japón y migraron a Corea del Norte debido a una campaña "engañosa".

Ahora, cinco de los afectados exigen ante un tribunal en Japón que se les pague una indemnización de US$800.000 a cada uno.

Al ser Kim Jong-un el líder de Corea del Norte, la responsabilidad de los pagos recaería sobre él aunque en el momento de los hechos ni siquiera había nacido.

Los querellantes no confían en que el líder norcoreano comparezca o emita pago alguno, pero al menos esperan que, si el tribunal falla a su favor, Japón siente las bases para negociaciones futuras.

Los demandantes consideran esta campaña de reasentamiento norcoreana como "un secuestro de Estado".

Regreso a la "madre patria"

Miles de coreanos, muchos en contra de su voluntad, se desplazaron a Japón durante el mandato colonial sobre la península coreana entre 1910 y 1945.

En los años 50, Corea del Norte necesitaba reconstruirse tras quedar devastada en la Segunda Guerra Mundial y la Guerra de Corea.

Y organizó un programa de reasentamiento que también fue apoyado por el gobierno de Japón.

Japón consideraba a los integrantes de la etnia coreana como forasteros y por ello contribuyó que se relocalizaran de vuelta en su país.

Devastación en Corea del Norte en 1950.
Getty Images
La devastación de Corea del Norte tras la Segunda Guerra Mundial y la Guerra de Corea motivó una campaña de repatriación que muchos consideran como "engañosa".

Corea del Norte invitó a que sus nacionales regresaran a su país vendiéndoles una imagen idílica. Les prometieron la vuelta a la "madre patria", "el paraíso" con educación y sanidad universales y muchos puestos de trabajo.

Así, entre la discriminación que sufrían en Japón y las promesas de una vida mejor, miles de coreanos, muchos con sus esposas japonesas, regresaron a casa.

Pero la realidad que encontraron en Corea del Norte fue muy distinta.

Muchos fueron forzados a trabajar en granjas, minas y fábricas, sufrieron violaciones de derechos humanos y no se les permitía abandonar el país.

Significado simbólico

A pesar de las demandas interpuestas, los querellantes admiten que este caso es sobre todo simbólico.

Entre los cinco afectados se encuentran cuatro coreanos y la esposa japonesa de otro coreano que participó en la campaña.

Los cinco consiguieron desertar a Japón tiempo después.

"No esperamos que Corea del Norte tome una decisión ni que pague por los daños", dijo el representante de los afectados, el abogado Kenji Fukuda.

Sin embargo, creen que si ganan el caso, "el gobierno japonés podría negociar con Corea del Norte".

Artillera estadounidense durante la Guerra de Corea de 1952.
Getty Images
La Segunda Guerra Mundial y la Guerra de Corea forzaron el desplazamiento de miles de coreanos hacia Japón.

Los dos países no tienen relaciones diplomáticas formales.

La demanda reclama que Corea del Norte atrajo a los afectados a través "de una publicidad engañosa para relocalizarse en Corea del Norte", donde "disfrutar de los derechos humanos era generalmente imposible".

Una de los querellantes, Eiko Kawasaki, de 79 años, dijo a la agencia Associated Press que nadie habría regresado de saber lo que les esperaba.

Kawasaki huyó de Corea del Norte en 2003, dejando atrás a sus hijos adultos.

Lee Tae-kyung, otro de los demandantes, tenía ocho años cuando se fue a Corea del Norte en 1960.

"Nos dijeron que íbamos al 'paraíso en la Tierra', pero nos llevaron al infierno y nos privaron del derecho humano más básico: la libertad para irnos", dice Lee, quien consiguió huir a Japón 46 años después.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

UN PÚBLICO INFORMADO
DECIDE MEJOR.
POR ESO INFORMAR ES
UN SERVICIO DE PAÍS.
APOYA A LOS CIUDADANOS QUE 
CREEN EN LA DEMOCRACIA
Y HAGAMOS PAÍS.

Hacemos periodismo desde hace 106 años. Y ahora, como en otros periodos de la historia de El Salvador, el periodismo es fundamental para que la opinión pública se fortalezca.

HAZTE MIEMBRO Y DISFRUTA DE BENEFICIOS EXCLUSIVOS

Hágase miembro ahora

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines