Loading...

China, la Ruta de la Seda y la maratón de 100 años

Bukele está financieramente ahogado, fondos para operar un par de meses y enfrenta impago de cientos de millones en meses. Lo práctico sería el FMI, pero no acepta la condición de volver al Estado de derecho. ¿China? Puede ser, pero no es sencillo y puede ser peor la medicina que la enfermedad.

Enlace copiado
Rafael Castellanos - Columnista de LA PRENSA GRÁFICA

Rafael Castellanos - Columnista de LA PRENSA GRÁFICA

Enlace copiado

Bukele está financieramente al borde del abismo, según expertos puede operar un par de meses, enfrentando meses después impagos de cientos de millones, es evidente que no sale adelante con parches como robarse las pensiones, que le aporta poquito, el gobierno ya tiene la mayoría de los fondos de los pensionados financiándolos. Puede aumentar impuestos, pero siendo tan pocos los que tributan renta y aranceles, solo saldría si aumenta el IVA, efectivo pero impopular.

La gran fuente de dinero libre son las remesas, las que aparentemente está tratando de usar con la treta del bitcóin, que no ha funcionado, ni parece que funcionará, menos para apropiarse de las remesas, la gente las cuida y perdería totalmente gran parte del apoyo que aún conserva en ese sector. Muy grave.

La solución más atinada sería un crédito con el Fondo Monetario Internacional, cuyo mandato es ayudar a países que caen en problemas financieros, a cambio impone condiciones que aseguren el pago del crédito para que vayan por uno a más largo plazo con el Banco Mundial. El problema es que el FMI pide volver al Estado de derecho y el presidente no está dispuesto, prefiere ser dictador insolvente.

Algunos opinan que la solución puede ser China, que ya ha financiado multimillonariamente a varios países latinoamericanos. No regala el dinero, presta con garantías de activos que de quedarse con ellos en pago, le sirven para extender o consolidar a Ruta de la Seda, una serie de carreteras, trenes, rutas marítimas para llegar a Europa y América, importante para su objetivo de ser la potencia hegemónica mundial económicamente y posteriormente militar. Esta estrategia se conoce como la Maratón de Cien Años, como fue diseñada y ha venido siendo ejecutada.

Algunos creen que EUA no permitiría que eso suceda por el interés geopolítico de perder un aliado importante en esta región y tener posiblemente una base china a 3 mil km de Houston o Miami. Bueno... han vivido con Cuba comunista a 360 km por 60 años y solamente hubo un incidente serio conocido como la crisis de los Misiles en 1962 en que la entonces URSS había instalado misiles nucleares de alcance medio en la isla. La tensión llegó al máximo y Kennedy logró que Kruschev retirara los misiles y firmaran acuerdos de no agresión.

El tema geopolítico no debiera ser prioridad para China, incomodar a EUA, tiene conflictos mucho más importantes en su vecindad, las islas y territorios que China reclama en su discurso como que le pertenecieron, Japón, Taiwán, Corea del Sur, Viet Nam y otros. El Salvador es tan pequeño y pueden comprarlo como han hecho con otros países, sobornando a funcionarios, regalando algunas obras de infraestructura y endeudando al país más allá de sus límites y al no poder pagar, se quedan en pago con las garantías escogidas, tierra útil a su proyecto hegemónico.

La maratón de cien años es un proyecto diseñado en la década de 1920, cuyo objetivo es convertir a China en la Potencia Hegemónica Mundial para 2049, con mucha astucia y paciencia entre otras, los chinos piensan a largo lazo y pueden esperar décadas para lograr lo que buscan, diferente de los occidentales que siempre tenemos prisa.

Hay un libro fascinante sobre esto que se llama La Maratón de 100 Años, escrito por Michael Pillsbury, director del Centro para Estrategia sobre China en el Instituto Hudson, miembro del Instituto Internacional para Estudios Estratégicos.

En otra columna les hablo sobre esto.

UN PÚBLICO INFORMADO
DECIDE MEJOR.
POR ESO INFORMAR ES
UN SERVICIO DE PAÍS.
APOYA A LOS CIUDADANOS QUE 
CREEN EN LA DEMOCRACIA
Y HAGAMOS PAÍS.

Hacemos periodismo desde hace 106 años. Y ahora, como en otros periodos de la historia de El Salvador, el periodismo es fundamental para que la opinión pública se fortalezca.

HAZTE MIEMBRO Y DISFRUTA DE BENEFICIOS EXCLUSIVOS

Hágase miembro ahora

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines