Loading...

El covid: un virus desafiante

A pesar de los efectos incómodos, la pandemia nos ha enseñado a ser solidarios, a ser conscientes de que tenemos que cuidarnos los unos a los otros.

Enlace copiado
Óscar Manuel Batres B. - Colaborador de LA PRENSA GRÁFICA

Óscar Manuel Batres B. - Colaborador de LA PRENSA GRÁFICA

Enlace copiado
Audio

El covid: un virus desafiante

Los salvadoreños tenemos fuertes razones para estar hartos de muchas cosas, pero una de las que es especialmente agotadora y generalizada, no solo aquí, sino en todo el mundo, es el temor al contagio por covid debido a las consecuencias que eso sigue teniendo para desenvolvernos normalmente en nuestras actividades cotidianas.

La experiencia de más de dos años de conocer y tratar la enfermedad, los avances de la ciencia y los buenos programas de vacunación y asistencia que las autoridades de salud han implementado en nuestro país y en todo el mundo han atenuado las preocupaciones y los riesgos de letalidad, pero es angustiante la zozobra que causa la exposición, las sospechas de estar contagiados, el aislamiento si los resultados de los exámenes son positivos y las advertencias que no podemos relajarnos para no contribuir a generar una nueva ola de contagios, con todas las consecuencias que acarrea y que afecta principalmente a los más vulnerables. Siempre debemos tener presente que no debemos ser negligentes con quienes tienen un perfil de alto riesgo.

El covid se ha vuelto el principal tema de conversación en la sociedad. ¿Ya te dio? ¿Te pusiste la vacuna? ¿Cuáles? ¿Cuántas? Son las preguntas más frecuentes cuando nos encontramos con amigos y conocidos o en la antesala de cualquier reunión. Es la forma en que se han ido propagando los métodos para prevenir y tratar la enfermedad, y lo que ha permitido que en todas partes se observe un mayor grado de inmunización colectiva, y que la enfermedad se haya vuelto menos grave. "Nuestro sistema inmunitario funciona como un inversionista sabio pero precavido, que calibra las respuestas en función de la magnitud y el alcance de las diversas señales detectadas durante la infección", explica un artículo periodístico que da a conocer los desarrollos científicos que ha hecho surgir la enfermedad.

A pesar de los efectos incómodos, la pandemia nos ha enseñado a ser solidarios, a ser conscientes de que tenemos que cuidarnos los unos a los otros, a entender y asimilar el impacto que la enfermedad ha tenido en nuestras vidas, en la vida de los demás y en nuestros países. También nos ha demostrado que los seres humanos somos fuertes y que hemos tenido la capacidad de sobreponernos y adaptarnos para seguir adelante, que hemos encontrado maneras nuevas de hacer las cosas, que sometidos a circunstancias difíciles podemos cambiar, podemos ser mejores. Mucha razón tenía el papa Francisco cuando en los primeros meses de la pandemia, en medio de una Plaza de San Pedro oscura y vacía debido al confinamiento de esos días, dijo que de una crisis podíamos salir mejores o peores. Creo que hemos salido mejores porque la pandemia nos ha enseñado nuevas formas de relacionarnos y ayudarnos. También nos ha enseñado que la ciencia tiene mucho que descubrir, conocer, aprender, y aprovechar de la naturaleza.

En la dimensión espiritual de la vida, la pandemia también nos ha servido para reconocernos pequeños, frágiles y que todos somos iguales porque el virus ha tocado desde el más poderoso hasta el más pequeño. El colmo fue habernos enterado el fin de semana que la persona más cuidada y protegida del mundo, el presidente de los Estados Unidos, solo dos días después de haber recibido el alta de su primer contagio, se hizo nuevos exámenes y resultaron positivos. La ciencia está siendo desafiada constantemente. El virólogo Jeremy Kamil, profesor de Microbiología e Inmunología de la Universidad Estatal de Luisiana, en un artículo publicado por The New York Times la semana pasada explicó que es importante que la gente entienda que el covid-19 sigue siendo una gran preocupación.

Las frecuentes oleadas de infecciones que con frecuencia estamos observando y padeciendo en todas partes del mundo son señales que nos advierten que no debemos bajar la guardia, pero sin llegar a los extremos que hubo que aplicar en los primeros meses de la pandemia cuando no teníamos los recursos de que ahora disponemos.

UN PÚBLICO INFORMADO
DECIDE MEJOR.
POR ESO INFORMAR ES
UN SERVICIO DE PAÍS.
APOYA A LOS CIUDADANOS QUE 
CREEN EN LA DEMOCRACIA
Y HAGAMOS PAÍS.

Hacemos periodismo desde hace 107 años. Y ahora, como en otros periodos de la historia de El Salvador, el periodismo es fundamental para que la opinión pública se fortalezca.

HAZTE MIEMBRO Y DISFRUTA DE BENEFICIOS EXCLUSIVOS

Hágase miembro ahora

Tags:

  • covid
  • pandemia
  • ciencia
  • riesgo
  • solidarios

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines