Lo más visto

Más de Opinión

El destino de El Salvador

Enlace copiado
Fidel López Eguizábal - Docente, Universidad Francisco Gavidia

Fidel López Eguizábal - Docente, Universidad Francisco Gavidia

Enlace copiado

El destino de cada salvadoreño está en su fuerza laboral, en su seguridad jurídica, en su estabilidad económica. No se trata de estar despotricando a cada momento al nuevo gobierno o adversario político, se trata también de dar soluciones.

Las personas que analizan a diario qué sucede con el rumbo del país siempre piensan en las extorsiones, en la falta de empleo, en la dependencia de las remesas. Algunas estadísticas manifiestan que la violencia ha mermado; sin embargo, los índices de desarrollo muestran una tendencia baja y eso es preocupante. La pobreza aumentará.

Observemos de manera objetiva y sin inclinaciones políticas el acontecer de nuestro país, algunos analistas dicen: estamos en un país fallido, otros expresan que tenemos un sistema político ineficiente, ¿usted qué opina? La mayoría de la población se encuentra sumergida en las redes sociales, comentan y defienden a sus líderes o partidos políticos de su simpatía, razón que los aleja un tanto de la verdadera realidad. Muchos se confunden con las cortinas de humo, las cuales aparecen cuando existen intereses para tergiversar la información. Una democracia se construye con hechos y no con trivialidades.

Pero la situación debe poner a los ciudadanos a prestar la atención necesaria en estos tiempos, en donde debemos reflexionar para tomar una gran decisión y saber: ¿por qué?, ¿por quién? y ¿para qué? debemos votar. Una decisión que se debe tomar con madurez y sabiduría. No solo se trata de llenar las curules y tener a diputados o alcaldes sin planes estratégicos. ¿Queremos vivir en un país donde gobiernen la demagogia, la corrupción, el nepotismo, la tiranía y autoritarismo? Eso está en el poder de cada votante.

La juventud debe analizar su futuro, este país necesita, como he mencionado, más inversión extranjera. No debemos acostumbrarnos nada más a las remesas (el que la recibe); debemos tener prioridad en tener más puestos de trabajo, mejor educación y servicios de salud eficaz y eficiente.

Todos anhelamos cambios, en 2021 veremos el comportamiento que se refleje en las elecciones del 28 de febrero. Las encuestas manifiestan que el partido político Nuevas Ideas tendrá mayoría en la Asamblea Legislativa. Es un indicativo que muchas cosas pueden cambiar.

Cada gobierno ha hecho su parte y el gobierno de Nayib Bukele continúa su lucha por un nuevo destino; quizá, sus ideas sean descabelladas; sin embargo, el pueblo quiere ver qué hará el presidente si tiene todo el poder, o sea, los tres poderes del Estado a su favor. Cada país escribe su historia.

Los que ya tenemos una vida hecha, pero no segura, ya que este país no presenta un verdadero plan de país, confiamos siempre en líderes que prometen y prometen y muchas cosas siguen igual. Mientras tanto, la pandemia ha venido a perjudicar más a la economía salvadoreña; en el rubro educativo, las estadísticas manifiestan que hace falta más inversión en tecnología educativa. Muchos estudiantes no tienen acceso a internet y no cuentan con equipo para aprender virtualmente.

El destino de un país no se puede disfrazar como un centro comercial de lujo, a la vuelta de la esquina se percibe otro panorama. Analicemos los índices de desarrollo humano. Para cambiar el destino de El Salvador se necesita que toda la sociedad esté unida. Tomemos ejemplos de los países que lograron salir a flote luego de guerras, políticas fallidas y catástrofes naturales.

Tags:

  • destino
  • democracia
  • redes sociales
  • juventud
  • pandemia

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines