Loading...

Love is in the air

¡EVOLUCIONEN, DIPUTADOS! Se leía en uno de los tantos carteles de la marcha. ¡Por favor! No puede ser que en pleno siglo XXI tuiteen veneno contra la orientación sexual de un diputado de "la oposición".

Enlace copiado
Carlos Alfaro Rivas - Columnista de LA PRENSA GRÁFICA

Carlos Alfaro Rivas - Columnista de LA PRENSA GRÁFICA

Enlace copiado
Audio

Love is in the air

17 de junio, día del padre; 21 de junio, solsticio de verano (y día del yoga, namasté) y ahora 28 de junio, día de la sopa de letras LGBTIQ+. Sopa que tiene profundo sentido pues celebra la diversidad y busca la inclusión, el respeto y la tolerancia entre humanos.

El arcoíris es la bandera de esta justa causa, y su popurrí de colores tiene su significado: rosado = tolerancia, rojo = vida, naranja = salud, amarillo = sol, verde = naturaleza, turquesa = magia, azul = armonía, y violeta = espíritu libre.

Genial la idea de Lufthansa, de cambiar su nombre por Lovethansa en el fuselaje de un Airbus A320, luciendo el arcoíris tanto en el exterior como en el interior de la nave. Los que se sientan en las ventanas del medio son sorprendidos con corazones en las alas. Para hacer más memorable la experiencia, el gusano de embarque en el aeropuerto de Frankfurt es la bandera multicolor, y los pasajeros son bienvenidos y despedidos al ritmo del hit de los setenta Love is in the air (le invito a cantarlo).

Brillante movida, pues además de gritar al mundo su política pro-diversidad e inclusión, es trending topic en las redes, colándose "el avión del orgullo" en millones de teléfonos y (más importante) en los corazones de todos los que estamos de acuerdo en vivir y dejar vivir.

Así como las aerolíneas están saliendo del hoyo post pandemia, las celebraciones del orgullo gay han salido de más clósets alrededor del mundo, y han enviado un claro mensaje al iluminar su arcoíris en monumentos como la Torre Eiffel, el Big Ben, el Coliseo, Lady Liberty, el Ángel del DF, además de puentes y pasos peatonales como el de Metro. "¿Y el asta del Masferrer?" pregunta la lorita. Ay, Dios, Pepita, si ni la bandera nacional han subido por tener la huella de un preso político.

¡El Salvador ha salido del clóset! Multitudinaria la marcha y Pride Fest 2022 del sábado pasado. Salieron a celebrar el orgullo de ser LGBTIQ+, a rechazar las políticas y trato en su contra, y a demandar una sociedad más tolerante, diversa e inclusiva. Tiraron el arcoíris por la ventana; en sus elaborados trajes tipo Mardi Gras; en las carrozas, y en el musicón para bailar hasta el amanecer. No sé cómo consiguieron el OK de Durán, pero se tomaron, con su bandera, El Salvador del Mundo, y las fachadas del MUNA, del Teatro y del Palacio. Fuerza nunca vista; comida para pensamiento del gobierno.

No hay que cambiar de postura solo por conveniencia. En 2014, el entonces aspirante a alcalde capitalino –ahora presidente– se autodenominó "heteroaliado", en pro de la lucha de los derechos LGBTIQ+. Parece no ser cierto, pues mientras los ticos legalizan el matrimonio gay en plena pandemia, aquí se engaveta la Ley de Identidad de Género y se cierra la Secretaría de Inclusión Social. Para atrás como el cangrejo (igual que el Supreme Court).

¡EVOLUCIONEN, DIPUTADOS! Se leía en uno de los tantos carteles de la marcha. ¡Por favor! No puede ser que en pleno siglo XXI tuiteen veneno contra la orientación sexual de un diputado de "la oposición". Dos recomendaciones, bueno tres, repitan después de mí: 1- No me meteré en la vida privada de la gente. 2– Viviré y dejaré vivir. 3– Sanaré mi corazón del veneno del odio.

Volviendo a los colores del arcoíris, hay que evolucionar por un futuro con tolerancia, vida, salud, sol, naturaleza, magia, armonía y espíritu libre. Pónganle coco a lo que dice la placa, bajo la bandera gay, en el front yard de la vecina tejana de mi hermana, traduzco: "En esta casa creemos que los derechos de las mujeres son derechos humanos. Que las vidas negras importan. Que ningún ser humano es ilegal. Que el amor es el amor".

Y para cerrar con alegría, ¡a cantar, lorita!

"Urrraaa, Love is in the air, everywhere I look around, love is in the air, every sight and every sound".

UN PÚBLICO INFORMADO
DECIDE MEJOR.
POR ESO INFORMAR ES
UN SERVICIO DE PAÍS.
APOYA A LOS CIUDADANOS QUE 
CREEN EN LA DEMOCRACIA
Y HAGAMOS PAÍS.

Hacemos periodismo desde hace 107 años. Y ahora, como en otros periodos de la historia de El Salvador, el periodismo es fundamental para que la opinión pública se fortalezca.

HAZTE MIEMBRO Y DISFRUTA DE BENEFICIOS EXCLUSIVOS

Hágase miembro ahora

Tags:

  • Love is in the air
  • arcoíris
  • diputados
  • LGBTIQ+
  • inclusión

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines