Loading...

¿Se divierte, presidente?

Enlace copiado
Federico Hernández Aguilar - Escritor y columnista de LA PRENSA GRÁFICA

Federico Hernández Aguilar - Escritor y columnista de LA PRENSA GRÁFICA

Enlace copiado

¿Qué se siente tener tanto poder? Cuénteme, así en confianza: ¿es una sensación placentera esa de levantar el teléfono, dar una orden y sentarse a ver luego por la televisión cómo conducen esposados a sus opositores ante la prensa? ¿Le gusta saber que puede mandar policías a cualquier ciudadano para humillarlo y exhibirlo públicamente, como en aquellos tiempos en los que el debido proceso era inexistente y una quimera el respeto a la dignidad humana? (¡Ah, perdón! Acabo de recordar que usted se enorgullece de mancillar los Acuerdos de Paz, razón por la cual seguro no tiene claro a qué tipo de abusos pusieron fin esos "papeles").

Como sea, la semana pasada usted volvió a darnos la razón a quienes hemos venido advirtiendo hacia a dónde nos lleva su delirante afición al poder y sus excesos. Halando de la cuerda de los sobresueldos para tipificar delitos que incluyen el lavado de dinero, el señor que usted puso al frente de la FGR capturó sorpresivamente a exfuncionarios del primer gobierno del FMLN. Para su solaz y regocijo, presidente, estos opositores ahora guardan prisión, esperando que la judicatura no coincida con la interpretación que usted y sus diputados hacen, para estos casos, del principio de legalidad.

Antes que me acuse de matar mi chucho a tiempo, presidente, sepa que ya remití una carta a la comisión legislativa que "investiga" el tema y he exigido a sus diputados –no pedido, ¡exigido!– que me reciban lo más pronto posible. El derecho me asiste porque "San" Elías Antonio Saca mencionó mi nombre a pregunta directa de la diputada Rebeca Santos, y desde luego quiero demostrar que el ahora "arrepentido" exmandatario, al menos en referencia a este servidor, mintió. También me interesa ofrecer testimonio sobre otras cosas relevantes. (Ya usted se enterará).

Pero mientras esa feliz oportunidad llega, permítame ir a contrapelo de ese discurso suyo que insiste en la pretendida ilegalidad de los sobresueldos (narrativa estrictamente política que, por cierto, antes de usted también esgrimió Mauricio Funes con lujo de cinismo). ¿Eran ilegales este tipo de remuneraciones complementarias? Bajo juramento, quien fue secretario privado del nuevo "santo", Elmer Charlaix, detalló a los diputados cian que los sobresueldos estaban dentro del catálogo de clasificaciones del Ministerio de Hacienda, en la Dirección General de Contabilidad Gubernamental bajo el código 25201. En el desglose (número 511-04), los sobresueldos incluso figuran descritos como "las remuneraciones al personal de los entes públicos adicionales al sueldo que tienen asignado en las plazas en que han sido nombrados".

Si se quiere procesar a los opositores políticos por no declarar la renta equivalente, de acuerdo, pero sabemos que eso no califica como lavado, pues la procedencia del dinero era legítima y dudo que haya forma de probar que los receptores lo usaran para actividades delictivas. En cuanto a la discrecionalidad del manejo de los entonces llamados "Gastos Reservados", esa responsabilidad recae estrictamente sobre quien estaba a cargo de ellos, tal como ahora ocurre con usted en el caso de los recursos del OIE y de otras tantas partidas a las que ahora –ahora, bajo su administración– nadie tiene acceso.

Por tanto, presidente, usted y "su" fiscal no están combatiendo la corrupción, sino persiguiendo a opositores y críticos. Diviértase, ríase todo lo que quiera, pues el poder, cuando es ilimitado, tiende a ser abusivo. La verdadera justicia tarda un poquito más, pero eso sí: ¡llega!

Tags:

  • presidente
  • poder
  • justicia
  • sobresueldos
  • diputados

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines