Loading...
Tendencias Lo más leído

Limpiaba autos en la calle, compartieron su foto en redes sociales y pudo conseguir su primer empleo

Mientras Mauro trabajaba, su hija de seis años hacía la tarea bajo la sombra de un árbol. Todo cambió cuando uno de sus clientes le sacó una foto y la publicó en Facebook.
 

Enlace copiado
Limpiaba autos en la calle, compartieron su foto en redes sociales y pudo conseguir su primer empleo

Limpiaba autos en la calle, compartieron su foto en redes sociales y pudo conseguir su primer empleo

Enlace copiado

A Mauro se le podía encontrar limpiando autos en la esquina de las calles Alem y San Lorenzo, en San Miguel de Tucumán, Argentina. Junto a él, siempre estaba Guadalupe, su hija de seis, quien estudiaba bajo la sombra de un árbol al no poder estar en la habitación en la que vivía con su mamá Ruth, de 28, y su hermanito Santiago, de dos.

La situación de la familia era complicada: vivían en una pequeña habitación junto al padre de Ruth, quien tenía problemas con el alcohol. Al no tener suficientes ingresos como para mudarse de ese lugar, se encerraba todas las noches para cuidar a sus hijos del hombre. “No veía la hora de irme para tener algo, pensaba que me iba a morir en el semáforo”, dijo Mauro en conversación con el medio Todo Noticias.

Sin embargo, todo cambió cuando Alvaro Romero, uno de sus clientes, decidió sacarle una foto y publicar su caso en redes sociales en búsqueda de apoyo. “No sé su nombre, lo conozco porque lo vi en la calle trabajando, haciendo changas. Ella es su niñita, aparte tiene su esposa y un niño más pequeño. Aquí se lo ve trabajando mientras su niña hace las tareas. Esa pequeña merece todas las oportunidades. Ayudemos, gracias”, escribió el joven en Facebook.

Foto: Alvaro Romero / Facebook


La foto se volvió viral y llegó hasta Agustín, quien se conmovió con la historia y se animó a ofrecerle a Mauro un empleo como ayudante de albañil, otorgándole al padre y a su familia una oportunidad de obtener una mejor vida.

Gracias a un adelanto del sueldo, alquilaron un lugar en donde tienen más espacio y viven con total tranquilidad. Ruth, por otra parte, recibió el apoyo de unos vecinos y ahora trabaja limpiando casas. “Estamos felices, ahora nos tenemos que levantar todos los días temprano para ir a un lugar, sabemos que a la noche volvemos a estar bajo un techo y que cuando termine el mes, vamos a cobrar nuestra plata”, dijo Mauro.

El hombre tucumano se encuentra muy emocionado por la ayuda recibida y ahora piensa en ahorrar un poco de dinero para comprar una moto, con la que llevará a su hija a la escuela y a su pareja al trabajo. “Aún nos tenemos que acomodar con la plata porque somos muy derrrochones con nuestros hijos. Quizá porque a nosotros nos faltó tanto es que no le podemos decir que no a ellos y lo que nos piden, les damos”, explicó.

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines